Publicado en Artículos

Las notas, otra vez.

Recuerdo cuando di a conocer las otras notas. Recuerdo que era algo que llevaba tiempo haciendo, pero que, por circunstancias puntuales, con un puntito de rebeldía, con la intención de dar un golpe encima de la mesa, justo aquel día y en aquel momento, decidí publicar en redes sociales. Recuerdo la increíble y preciosa repercusión que tuvieron. Y que tienen aún, a día de hoy.
El hecho de que se hiciese viral lo tomé siempre como algo anecdótico, aunque bastante significativo, porque me hizo ver, en cuestión de pocos días, que había miles de personas que pensaban lo mismo, que sentían lo mismo y que estaban dispuestas a intentar cambiar, un poquito, el proceso de la evaluación, sobre todo con nuestros más pequeños. Fue muy reconfortante sentir algo tan grande, siempre agradeceré ese momento a todos y a todas los que lo hicieron posible.
Y precisamente por eso mismo, el hecho de que se hiciese viral nunca significó que se convirtiera en una moda pasajera. Todo lo contrario. El asunto es tan serio, que no va de modas, porque las modas, en educación, si no se manejan con prudencia, pueden ser peligrosas. Así que no, esto no va de modas, ni mucho menos, va de ideales, de necesidades, de responsabilidad, del compromiso férreo con nuestro alumnado por ofrecer siempre la mejor y más completa educación posible, va de muchas cosas que aún podemos mejorar en nuestro proceso de evaluación con el alumnado más pequeño.
Tan convencido estoy de esa necesidad, que en ello sigo, obsesionado siempre con encontrar la manera más justa de evaluar a niños y niñas, y siempre con la sensación de que se puede hacer más y mejor. Sigo creyendo en el potencial y utilidad de acciones como la de las otras notas, acciones, de cualquier tipo y manera, que cada docente entienda que se ajustan mejor a su clase, a su contexto, pero que remen en el mismo sentido, porque creo que es más necesario que nunca que, en el momento de la evaluación, seamos todos capaces de mirar más allá de las propias notas. Evaluar no es calificar, eso lo sabemos todos de sobra, aunque a veces, tristemente, todo se reduzca a eso. Hay más, mucho más. Y ese más lo es todo.
Una niña o un niño, durante un trimestre escolar, hacen muchísimas cosas, tantas cosas, y en tantos aspectos diferentes, que muchas se nos pueden escapar, y es normal. Realizan un gran esfuerzo, cientos de actividades, miles de acciones relacionadas con su vida escolar, y sobre todo, demuestran a diario habilidades y destrezas que seguro son magníficas, pero que, a lo mejor, no se ven reflejadas en el sistema de notas tal y como se sigue entendiendo a día de hoy, quedando todo este espectacular y maravilloso proceso resumido en una fría (y en ocasiones injusta) nota, que poca información aporta a la familia y que puede incluso llegar a convertirse en una peligrosa y dañina etiqueta que les acompañe durante muchos años de sus vidas.
Resumir todo ese inmenso proceso en una sola nota es, prácticamente, imposible.
Entonces, ¿ponemos notas? Si os soy sincero, y es mi opinión personal, ojalá que no. Pero claro que las tenemos que poner, lo primero porque el sistema así lo exige, no hay más. Pero también entiendo que, llegando a cierta edad (quizá los últimos cursos de Primaria) comience a ser necesario controlar con calificaciones la evolución académica del alumnado en las diferentes materias que cursan, para poder brindarle el apoyo y los recursos más ajustados a sus necesidades, y porque deben ir “entrenando” para una Educación Secundaria en la que sí que se van a encontrar con un sistema de notas con mucho más peso y repercusión en su futuro. Un entrenamiento que, aunque no me termina de convencer, me ayuda a consolarme, y entiendo que pueda ser útil.
Así pues (y aunque siempre hablo de Infantil y Primaria, esto lo entiendo importante a cualquier edad), considero sumamente importante valorar esas otras cosas, esas habilidades que pueden quedar en el olvido. A niñas y niños, poniendo de ejemplo las otras notas, al verlas reflejadas en un boletín, de manera más oficial, con el sello del cole, con la firma del profe, les genera un sentimiento positivo increíble, refuerzan su autoestima, ganan en confianza, se cargan de energía para afrontar el siguiente reto, el siguiente trimestre, el siguiente curso. Porque saben que en su boletín de notas no sólo aparecerán las calificaciones numéricas de cada materia, esas etiquetas que, en ocasiones, tanto daño pueden hacer, que podrían (deberían) tardar varios años más en llegar, sino que le serán valoradas sus mejores cualidades, tanto académicas como humanas y personales, ahí radica la gran importancia de este tipo de acciones en un proceso de evaluación.
Puede que esté pesado con lo de las etiquetas, que incluso exagere un poco. Quizá. Pero es que me duele en el alma, cuando docentes te hablan de algunos alumnos o alumnas, los etiqueten con calificaciones:
– “¿Qué tal Ramón?”.
– “Bueno, es un niño de 6…”.
Que quizá podamos decir algo más, ¿no? Porque quizá sea más que un 6.
Yo hablo de las otras notas porque es lo que hice y lo que hago, pero no son más que una de las muchas acciones (y no de las mejores, seguro) que tantos docentes están poniendo en práctica, acciones realmente significativas para su alumnado en lo que a la evaluación se refiere, dándole una vuelta de tuerca, pensando y repensando en hacer lo mejor para ellos y ellas. Es eso, simplemente. Y hay acciones realmente maravillosas que se están llevando a cabo.
Creo que se trata de algo coherente, sin más. Respetar el ritmo natural de la infancia, sin prisas, que no traen nada bueno, y también sin edulcorar, por supuesto. Los niños y las niñas, desde bien temprano en sus vidas, se esfuerzan, y mucho. Trabajan, estudian, leen, memorizan, aprenden a madrugar, a vivir con estrés, realizan infinidad de fichas y actividades, ambiciosos proyectos educativos, asumen la cultura del esfuerzo desde el nivel que le corresponde a cada edad, pero desde bien pequeños, por supuesto que sí, desde la disciplina y el espíritu de sacrifico. Es lo que hacemos en el cole cada día. Pero es por eso, precisamente, por lo que es justo pararse a mirar más allá de las notas, y poner en alza todo aquello que ha ocurrido durante el proceso y que una nota jamás podrá resumir. Porque todo debe caber en la escuela.
Lo ideal sería que las notas llegasen cuando niños y niñas estén preparados para entenderlas y valorarlas, nunca antes. Porque será entonces cuando luchar por ellas tenga sentido. Hacerlo antes, cuando aún no están preparados, es peligroso. Todo debe ocurrir a su debido momento, así de sencillo.
Niñas y niños que se enfrentan a unas notas cuando es posible que ni siquiera sepan para qué sirven, o de dónde salen. Pero sí que aprenden a obsesionarse con ellas, y, desde el desconocimiento, y desde muy pequeños, al plantearles cualquier trabajo, lo primero que preguntan es si eso va para nota. Es triste que niños pequeños tengan como principal inquietud si lo que va a hacer tendrá o no tendrá nota. Porque dependiendo de ello, lo hará de una u otra manera, con más o menos estrés, con más o menos miedo, con más o menos interés. Y corremos el riesgo de que el gusto por trabajar lo matemos así, desde pequeñitos, metiéndoles las notas entre ceja y ceja.
Las notas, bien entendidas, bien trabajadas y adaptadas a cada edad, pueden ser muy positivas. Incluso les ayuda a ir aprendiendo, poco a poco, a vivir con cierta presión, y trabajar con ella. Aprendizaje que les va preparando para la vida. Pero esa presión, si no tenemos cuidado, si no la regulamos adaptándola a cada edad, puede ser excesiva y peligrosa, porque, además, les llega por vías muy diferentes:
  • Niños y niñas que en casa, si no traen más de un 8, tienen castigo.
  • Niños y niñas que viven entre compañeros y compañeras que, con mucho menos esfuerzo, sacan mejores notas.
  • Niñas y niños que, matándose a trabajar cada día, jamás llegan a tener “buenas notas”.
  • Niños y niñas que constantemente, cuando les preguntan por el cole (familiares, vecinos, amigos…) SOLO les preguntan por las notas: “y las notas qué, ¿han sido buenas”. Cuando son tantas las cosas que hay, además de las notas…
  • Y podríamos seguir, añadid a la lista todo lo que queráis, podemos hacerla interminable.
Menuda presión, ¿verdad? ¿Y de veras creéis que es necesario que niños y niñas pequeños pasen por esto? ¿Podríamos esperar un poco a que estén preparados, a que sean lo suficientemente maduros para entenderlo y asumirlo?
Que sepan vivir y trabajar con presión, por supuesto, pero respetando los tiempos de cada uno, respetando y adaptando a cada edad. Si eso ya lo hacemos, magnífico. Si vemos que, en ese sentido, podemos hacerlo mejor, es el momento de comenzar, nunca es tarde. Si crees que todo esto es absurdo, y no lo compartes, es que puede que yo esté equivocado, claro que sí. Aunque si te sirve de algo, te diré que a esta conclusión no llego de un día para otro, llevo más de veinte años dedicado en cuerpo y alma a la enseñanza, y cada día estoy más convencido de esta necesidad, y de que nuestro sistema de evaluación con los más pequeños debe cambiar.
Pero es que el trabajo que se lleva a cabo en las escuelas es absolutamente admirable, sé que demostráis a diario a vuestro alumnado todo lo que valen, todo lo que son capaces de hacer, que lo valoráis como se merecen en el día a día, en el trato personal con ellos, en el cariño que profesáis a vuestros niños y niñas, que siempre lo hemos hecho, pero que quizá no se vea reflejado en un boletín de notas.
Boletín que puede que solo se quede en eso, en la nota, y si eso ocurre, creo que estaremos perdiendo una gran ocasión de hacer un boletín potente, útil, realmente significativo para alumnado y familias. Es muy importante para niños y niñas saber que sus muchas cualidades sí que se valoran, y que se hace dándoles la importancia que merecen, que es mucha. Quizá haya llegado la hora de cambiar ciertas cosas.
Por eso creo que una evaluación debe llegar, siempre, más allá de las notas.
Siempre por nuestro alumnado.
Si has llegado hasta aquí, gracias, de corazón.
Ramón Rodríguez Galán
@Profe_RamonRG
Publicado en Alumn@s, Retos y proyectos

FUERZA Y HONOR. Guardianes de los 17.

Nuevo curso escolar por delante, nuevos retos, nuevas ilusiones y, por supuesto, nuevos proyectos, con un proyecto madre que los englobará a todos: “FUERZA Y HONOR. Los Guardianes de los 17”.

Los Na´Vi viven en Pandora, un satélite natural del planeta Polifemo. Pandora es un hábitat precioso, un impresionante paraje natural que da a los Na´Vi todo lo que precisan para vivir. Y ellos son un pueblo respetuoso con el medio ambiente. Tan respetuosos, que lo cuidan y lo protegen por encima de todo, y antes que nada. Para ellos, su naturaleza es sagrada. Y dentro de los Na´Vi, encontramos al pueblo de los Omaticaya, que tienen en su Árbol Madre el núcleo, el corazón donde hacen su vida y por donde todo pasa. Árbol Madre les protege, les ampara, y ellos saben que, cuidándolo, les mantendrá siempre a salvo.

Nosotros, a partir de ahora, viviremos en nuestro Pandora particular, que será nuestro cole, y nuestro entorno más cercano. Allá donde cada uno de los niños y niñas haga su vida e interactúe con nuestra naturaleza. Y el proyecto “FUERZA Y HONOR” será el Árbol Madre por el que pasarán el resto de los proyectos y actividades, un Árbol Madre que da cobijo a los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible. Y, nuestro alumnado, se convierte así en Guardianes de los 17.

Objetivo.

Objetivo claro, rotundo y conciso: tomar conciencia y concienciar a nuestro entorno más cercano, de una manera definitiva, por el respeto y cuidado de nuestro planeta, teniendo como referencias los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Sustainable Development Goals_E_Final sizes

El proyecto englobará varias materias como Ciencias Naturales y Sociales, Educación Física, Lengua Castellana y Literatura, Cultura y Práctica Digital, Plástica, Inglés y Francés. Nos llevará un mínimo de tres meses, así que el primer trimestre está garantizado, pero como son temas que merecen tratarse con calma y el tiempo necesario, no descartamos ampliar el tiempo destinado al proyecto. Aunque la temática en sí nos acompañará a lo largo de todo el curso escolar.

Seguiremos los elementos básicos del aprendizaje basado en proyectos (ABP):

  1. Reto inicial (narrativa) que estimule y desafíe al alumnado (y al profesorado).
  2. Fase de investigación.
  3. Verificación de datos y comprobación en el contexto de nuestro colegio.
  4. Toma de decisiones por parte del alumnado.
  5. Fase de reflexión sobre el qué, el cómo y el por qué de lo que estamos aprendiendo.
  6. Revisión y análisis crítico.
  7. Producto final.

1. Reto Inicial & Narrativa.

Septiembre de 2019, nuestro planeta pide ayuda a gritos, pero muchos aún no han aprendido a escucharlo. Un planeta inteligente y sabio que sabe que sus mejores aliados siempre han sido los niños y las niñas que lo habitan. Unos niños y niñas que ya están en 6º de Primaria, que tienen la madurez suficiente para entender al planeta, para sentir su sufrimiento. Niños y niñas que tienen la edad perfecta para entender el mensaje que el planeta nos quiere hacer llegar, y la valentía suficiente para expandir dicho mensaje por todas partes.

Fuerza y Honor. Porque estos niños y niñas de 6º tienen la FUERZA necesaria para esta misión y que se requiere para poder conseguir tal hazaña. Esa fuerza más que demostrada les convierte, desde hoy mismo, en Guardianes de los 17, diecisiete objetivos que protegerán con HONOR. Porque en sus manos está investigar, aprender, respetar y compartir estos diecisiete objetivos y la extraordinaria misión de expandir el mensaje y la conciencia allá por donde vayan, esparciendo entre todos la semilla del cambio. Empezando por sembrar conciencia en su entorno más inmediato y más cercano, para que se vaya esparciendo, que vaya propagándose el mensaje y llegue hasta el infinito, hasta el último rincón del planeta. Si alguien tiene el poder de cambiar las cosas son los niños y las niñas.

Y empezamos ya, presentar este proyecto es lo primero que vamos a hacer en este nuevo curso 2019/2020, porque el planeta ya no puede esperar más, porque ya estamos luchando contra el reloj, y cada segundo cuenta. Es lo primero que deben saber, es lo primero de lo que deben tomar conciencia.

Porque son Guardianes de los 17.

2. Fase de Investigación.

Aunque durante el proyecto trabajaremos todos los ODS, no todos se trabajarán de la misma manera, para algunos se dedicarán algunas clases concretas, incluso horas de tutoría. Sin embargo, hay objetivos que vamos a trabajar de manera muy profunda, y para ellos, cada grupo base asumirá un objetivo como reto de equipo, que deberán abordar como misión semanal. Estos objetivos irán rotando por los diferentes grupos, para que, con el trabajo y resultados que salgan de todos ellos, se vaya elaborando el producto final, que después descubriremos, y con el que vamos a ser muy ambiciosos.

Los objetivos a trabajar e investigar en grupos base serán: fin de la pobreza (1), hambre cero (2), salud y bienestar (3), agua limpia y saneamiento (6), energía asequible y no contaminante (7), reducción de las desigualdades (10), producción y consumo responsables (12), acción por el clima (13), vida submarina (14), vida de ecosistemas terrestres (15), paz, justicia e instituciones solidas (16), alianzas para lograr los objetivos (17).

Los objetivos a trabajar en común serán: educación de calidad (4), igualdad de género (5), trabajo decente y crecimiento económico (8), industria, innovación e infraestructura (9), ciudades y comunidades sostenibles (11).

La investigación.

Se les comunicará el objetivo que deben trabajar el lunes, y tendrán tres días (lunes, martes y miércoles) para recabar información, noticias, curiosidades, datos y estadísticas sobre el objetivo que les haya sido asignado por el profesor. Los propios integrantes de cada grupo serán los encargados de repartirse el trabajo y las responsabilidades, pero siempre primando el trabajo grupal.

Durante el jueves y el viernes, cada equipo debe preparar, en clase, una presentación con el material obtenido durante la investigación mediante técnicas de aprendizaje cooperativo. Durante todo el proceso de investigación el profe estará disponible para solventar dudas, verificar datos con ellos y ayudarles en el proceso de selección de información si así lo requiriesen. Tenemos una plataforma en línea con la que nos podemos comunicar y saben que, en una determinada franja horaria, podrán realizar las consultas necesarias. La labor del profe será, principalmente, la de observar, acompañar y guiar, porque el peso de la investigación siempre lo llevará el grupo de alumnos, y serás ellos quiénes tomen las decisiones importantes.

3. Verificación y contexto.

En esta fase cada grupo debe presentar al resto de compañeros de clase el trabajo resultante de las investigaciones que hayan realizado sobre el Objetivo de Desarrollo Sostenible que le tocara al comienzo del proyecto. Para ello harán uso de la presentación elaborada en clase los días anteriores. Esta presentación, que habrán podido elaborar tanto en formato analógico como en formato digital (dando la posibilidad de hacerlo en la sala de informática, durante las horas de Cultura y Práctica Digital), es con la que presentarán a los compañeros de clase las conclusiones y resultados de sus investigaciones. Dispondrán de un máximo de 15 minutos para la exposición. A lo largo de la semana siguiente a la investigación y preparación de la presentación, todos los grupos saldrán en algún momento a exponer sus trabajos.

Una vez finalizada la presentación, el resto de los grupos tendrá que acometer una mini-misión, que consistirá en encontrar, a lo largo de la semana y dentro de su contexto (cole, familia, parque cercano, equipo deportivo, academia, talleres, etc) datos y anécdotas que acrediten los resultados presentados por cada equipo y que testimonien de alguna manera que el problema está presente entre todos nosotros, que es real y que lo tenemos más cerca de lo que creíamos.

4. Toma de decisiones.

Después de esta mini-misión de los demás grupos, llegará el momento de decidir qué podemos hacer. Una vez conocidos los datos y los resultados obtenidos tras las investigaciones de cada equipo, habrá que poner medidas y hacer propuestas para paliar, corregir y concienciar al respecto. Será un trabajo exclusivo de cada grupo, e irán añadiendo las ideas a sus portfolio para ir acumulando material útil de cara a la elaboración del producto final.

De esta manera, dos habrán sido las semanas destinadas a trabajar e investigar sobre el Objetivo de Desarrollo Sostenible, elaborar la presentación, exponerla al resto de la clase, verificar los datos y realizar la toma de decisiones. El proceso se repetirá hasta que cada grupo trabaje en profundidad un mínimo de 4 ODS. Aunque, en realidad, trabajando en este formato, todos los grupos habrán trabajado y aprendido sobre todos los ODS.

5. Reflexión + 6. Revisión y análisis.

Tras cada reto grupal, y en horario de Ciencias Naturales (principalmente), tendremos una sesión en la que reflexionaremos juntos sobre el trabajo que estamos llevando a cabo, si vemos que vamos siendo capaces de concienciar a nuestro entorno más próximo, comentaremos vivencias y anécdotas que así lo certifiquen. De lo contrario, tocará revisar el trabajo realizado, para analizar qué ha fallado, o dónde podemos mejorar, y así trabajar más duro en busca de otras propuestas diferentes que puedan dar mejores resultados.

*Coleccionables.

Como no podía ser de otra manera, porque me encanta, y por el rendimiento que nos da siempre, ciertas dosis de gamificación estarán presentes durante el proyecto, aunque no es un proyecto gamificado, quiero dejarlo claro, para eso tendremos otros a lo largo del curso, que se compaginarán con este, y que sí lo serán.

En esta ocasión vamos utilizar un coleccionable donde cada grupo irá coloreando el icono del ODS en el que haya estado trabajando y del que ya se le pueda considerar experto. Insisto, esto siempre será a nivel de grupo, y lo conseguirán tras la evaluación que los propios alumnos realizarán de su trabajo y del trabajo de los otros grupos (autoevaluación y coevaluación) y el seguimiento y observación por parte del profe. Para ello se usarán rúbricas y dianas de evaluación (las iré subiendo cuando estén realizadas, así no hago spoiler, y abriré el módulo de evaluación para explicarlo todo).

Coleccionable ODS

Además, contaremos con un pasaporte de Guardián o Guardiana de los 17, en el que cada alumno, de manera individual, irá acumulando sellos que certifiquen su colaboración y buenas acciones de cara a cada misión o reto realizado con su equipo y de manera común con toda la clase. La idea es que, una vez terminado el proyecto, el alumno haya viajado por todos los ODS y tenga el sello de cada uno de ellos que así lo acredite.

7. Producto final.

Cada grupo base, a lo largo del proyecto, habrá trabajado todos los ODS, pero cuatro en máxima profundidad, llegando a convertirse en expertos en el tema. Para que, a partir de ese momento, comiencen a elaborar el producto final. Aunque, sin saberlo, ya habrán ido dando forma a ese producto final a lo largo de todo el proyecto, con todo el trabajo que habrá quedado recogido en los portafolios de cada grupo.

Nuestro ambicioso producto final.

Elaboraremos, con todos los datos recabados, una Declaración Formal de los Guardianes de los 17, en la que el propio alumnado redactará todas aquellas acciones que estimen útiles, sencillas y prácticas para acometer todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible y, sobre todo, todas aquellas acciones que hemos emprendido para crear conciencia en nuestro entorno más cercano.

Una vez elaborada la Declaración Formal de los Guardianes de los 17, y tras haber sido firmada por todo el alumnado, profesorado, familias y cualquier persona que haya colaborado de alguna forma en el proyecto, enviaremos el escrito a instancias oficiales. Enviaremos una copia a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía y otra copia al Ministerio para la Transición Ecológica del Gobierno de España, para que sean conscientes del trabajo realizado y, si tienen a bien, lo lean y saquen conclusiones que estaremos encantados de compartir y reflexionar con ellos.

Además, enviaremos una tercera copia de la declaración a Naciones Unidas, para que sepan que tienen en los niños y niñas a sus mejores aliados, y que estamos juntos en esta misión.

Un gran proyecto que, pase lo que pase, nos aportará mucho a todos.

Esperamos que os guste, os iremos informando.

Ramón Rodríguez Galán @Profe_RamonRG

Publicado en Alumn@s, Artículos, Retos y proyectos

El botón del pánico y el Día de la Familia.

El botón del pánico.

Aunque su nombre parezca todo lo contrario, es el regalo perfecto para el Día de la Familia, que se celebrará el próximo 15 de mayo. Un regalo sencillo, práctico y para el disfrute de todos. Hace ya unos años que lo hice y, después de varios cursos metido en el cajón de los recuerdos, toca quitarle el polvo a la idea y rescatarlo para este curso, porque me encanta la ida.

¿Quién no quisiera en alguna ocasión poder usar el botón del pánico? Pues al loro, que lo explico.

La idea me vino a los meses de nacer mi primer hijo. Él nació llorando, y llorando se pegó hasta los dos años y medio… 😌 En alguna ocasión me pillaron in fraganti, dándole vueltas al niño, buscando por todos sitios el interruptor de ‘mute’, ya me entendéis. Pero claro, no lo tenía. Y como, ante todo, hay que intentar llevar por bandera el “siempre positivo, nunca negativo”, de todo momento chungo también se sacan cosas buenas, fue entonces cuando se encendió la bombilla de maestro.

En aquella ocasión el regalo fue el mismo para el día del padre y para el día de la madre, fechas en las que, tradicionalmente, siempre hemos elaborado algún regalito, en forma de manualidad, para mamá o para papá, como en todos los coles. Aunque hace algunos cursos ya hemos unificado ambos regalitos, y lo hacemos para el día de la familia, nos parece más justo y sensible a todas las realidades de cada niño. Así pues, el regalo será para el día de la familia. Y me encanta que sea así. Una familia, un botón del pánico.

¿Cómo fabricarlo?

Con una cartulina tamaño A4, de color claro, para poder escribir y dibujar en ella, se diseña una tarjeta de felicitación para la familia, sencilla. Con algún mensaje personal, alguna dedicatoria, agradecimientos a sus familias, diciendo cuánto les quiere, algún dibujito hecho por ellos… Y, aunque siempre es un regalo que encanta a las familias, pues está lleno de cariño, de momento nada nuevo que no conozcáis.

Pero tranquis, que ahora llega lo más molón.

En la parte interior de la tarjeta, para que solo se vea cuando se abra, se pega un círculo recortado de goma EVA. Aunque el rojo es el típico color de un botón del pánico, y así fue como los hicimos la última vez, la verdad es que eso ya es cuestión de gustos, y cada uno que coloque el botón del color que más le guste o, directamente, del que tenga más a mano. De una plancha de goma EVA salen varios botones, así que no hace falta tener mucha cantidad de goma. Una vez pegado el botón del pánico en su sitio de la tarjeta, habrá que elaborar un letrero que indique que ése es un botón del pánico. Tarjeta lista.

¿Cómo se usa el botón del pánico?

Un botón del pánico sin sus debidas instrucciones sería muy peligroso, así que este será el momento de elaborar las instrucciones de uso del botón. Las instrucciones las redacta cada niño, pues cada niño tendrá las suyas, únicas y personales.

En dichas instrucciones, cada niño redactará todo aquello que se compromete a realizar si el botón es pulsado. Os pongo algunos ejemplos de los que salieron la última vez (lo hice en 2º de primaria, en esta ocasión lo vamos a elaborar para 5º de primaria):

  • Regalar a mi familia diez minutos de silencio.
  • Dejar a los mayores ver una peli de las suyas sin molestar.
  • Permitir que mi padre se coma la última croqueta que quede.

Pero cuidado, que también la familia tiene su cuota de responsabilidad con el botón, pues se deben comprometer a no usar el botón del pánico más de dos veces al día, o perderá su efecto mágico.

Y así de sencillo es crear el botón del pánico. Regalo que seguro hará las delicias de cualquier familia.

Pon un botón del pánico en tu vida, ¡no esperes más!

🔴

Ramón Rodríguez Galán @Profe_RamonRG

 

Publicado en Alumn@s, Retos y proyectos

Arte Digital en Primaria.

Hace poco, hablando con un compañero de mi asignatura de Cultura y Práctica Digital, y de la creación y edición de contenido digital, me hizo un comentario que en mi cabeza sonó a reto: “Paint ya está desfasado, seguro que a los niños no les atrae, es demasiado simple…”

Y yo, fiel defensor de Paint y su uso en Primaria, entendí que debía hacerlo. Así que, en una sesión, expliqué y enseñé a los alumnos el uso del software, y les lancé un reto, crear obras de arte exprés. Pinturas y cuadros en minutos, pero con mucho arte.

Y salieron cosas muy interesantes. Como el hundimiento de un conocido barco:

JoseMaria

Una acuarela muy placentera:

Joaquin

Y muchos más:

Fue muy divertido, aprendieron a usar una herramienta nueva (aunque muchos ya la conocían) y dieron, por un buen rato, rienda suelta a la imaginación y la creatividad.

¡Mola!

Ramón Rodríguez Galán @Profe_RamonRG

Publicado en Alumn@s, Artículos, Retos y proyectos

Las Gemas del Infinito están en nuestra clase.

Aviso a los Vengadores: las GEMAS DEL INFINITO están en mi clase.

💪💥💫

No busquéis más. Y no, no soy colega de Thanos, #soyMaestro.

Si no me creéis, seguid leyendo.

⬇️
Nuevo proyecto en marcha, gamificación en su más pura esencia y PBL bisemanales, entre pinceladas de otras metodologías, las que más nos sirven de cada una para adaptar el proyecto a las necesidades de nuestra aula. El proyecto se realizará desde enero hasta mayo, y tiene por principal objetivo fomentar los valores de convivencia, respeto y tolerancia, acercarles un poco más a la cultura del esfuerzo y la constancia, así como el respeto del medio ambiente, el cuidado del espacio y zonas comunes que compartimos cada día.
Al trabajar en cooperativo, mis alumnos funcionan la mayoría del tiempo en grupos base, que en total son seis. Seis grupos, seis gemas. Llamadlo destino, llamadlo profe friki.
Así procederemos: a partir de ahora cada grupo custodiará con honor una gema del infinito durante dos semanas. Y su misión no será únicamente custodiar dicha gema, sino que deberán ser dignos de ella, protegiendo los valores que la gema represente y poniéndolos de manifiesto en diferentes actividades y presentaciones al resto de compañeros mientras dure su custodia. Si cumplen con su misión durante las dos semanas, podrán quedarse con la gema en propiedad e ir a por la siguiente hasta conseguirlas todas. A continuación detallamos la misión de cada una de las gemas. Al loro.
gemas00

Gema del espacio.

Custodiarán el espacio-clase, su misión será mantener el orden en la misma, procurar que todos dejen los materiales en su lugar de origen tras su uso, mantener logística en cuanto a tizas, rotuladores, lápices, etc. Mantener nuestro espacio en orden, será su responsabilidad.

Gema de la mente.

Predicarán con su ejemplo en la constancia, el esfuerzo y sacrificio por dar lo mejor de sí cada día, velando por sus compañeros y animando para que su espíritu de esfuerzo se contagie a los demás. Además, los miembros del equipo de la gema de la mente, traerán a clase un ejemplo semanal que muestre evidencias de que el esfuerzo personal, aunado al del resto de compañeros del equipo, logra grandes resultados. Aquel que domina la mente, estará más cerca de sus sueños.

Gema de la realidad.

Mantendrán a la clase al día de las buenas noticias, de las que dan buen rollo, de las que no ocupan las portadas de los periódicos ni abren las noticias de la tele, de esas que hay que investigar para encontrarlas. Cada jornada (un miembro del grupo cada día) traerán una buena noticia a clase que compartirán con el resto de compañeros. Su misión, dar a conocer que la realidad puede ser bonita y está cargada de buen rollo. Además, los miembros del grupo de la gema de la realidad deben aportar pruebas que asocien los aprendizajes en el aula a la vida fuera de ellas, haciendo conscientes a sus compañeros de que lo que aprenden en el cole les sirve para la vida fuera de él.

Gema del poder.

Al estar en contacto con todo el poder del universo, esta gema puede potenciar en cualquier momento el poder de las otras gemas. Así pues, sus miembros actuarán con libertad ayudando en momentos puntuales a los compañeros de otras gemas a cumplir su misión. De esta manera, los miembros del grupo de la gema del poder podrán duplicar el efecto del resto de gemas gracias a la generosidad de su esfuerzo y su capacidad de empatía con el resto de compañeros en cada una de sus misiones. La generosidad en su estado más puro, un gran reto en los tiempos que corren.

Gema del tiempo.

Con la posibilidad de viajar al pasado, presente y futuro, los miembros de este grupo tienen como misión advertirnos de los peligros de no seguir el camino correcto, así como recordarnos a menudo ejemplos de cómo estábamos en el pasado y cómo hemos evolucionado gracias a la educación, los valores y el respeto hasta llegar a este momento. Pondrán ejemplos prácticos que sirvan de motivación al resto de compañeros para seguir esforzándose a diario por aprender y ser mejores personas cada día.

Gema del alma.

Tienen el poder de alterar, para bien, la personalidad de los seres con los que conviven, procurando su bienestar, su cuidado y haciendo del entorno un lugar agradable donde aprender, un espacio donde convivir en paz. Será su misión. Máxima prioridad. 

 

Coleccionable de las Gemas del Infinito.

Gemas Coleccion

Aquí es donde irán coleccionando las gemas que consigan. Cada grupo posee uno como este, donde irá pegando, en el sitio que le corresponda, cada una de las gemas hasta que las tengan todas.

 Gema del Ego.

⚠️

Pocos saben de la existencia de esta séptima gema. Su poder es de tal magnitud que sólo controlando al máximo el resto de las gemas se podrá acceder a esta. Cuando todos los grupos hayan cumplido a la perfección con todas sus misiones, podrán adquirir esta última gema. Al igual que la educación, las gemas actuando al unísono son el arma más poderosa del universo. Y sus portadores, con fuerza de voluntad, son capaces de controlar sus emociones, de sacar lo mejor de sí mismos en todo momento, de apelar al espíritu del esfuerzo y el sacrificio.

Solo así lograrán conseguir y dominar la séptima y última de las gemas, la más peligrosa, la más poderosa, la gema del Ego. ¿Lograrán superar con éxito tan difícil misión? Sólo el tiempo lo dirá, pues tienen hasta mayo para hacerse con el guantalete y todas las gemas.

Lo primero, las normas más adecuadas para el proyecto.

Todos comenzamos el curso poniendo las normas de clase, pero claro, esta no es cualquier clase, y este no es cualquier proyecto. Aquí las normas tienen un sentido y un objetivo concreto. Porque no es lo mismo acatar unas normas sin más, que esforzarse por conseguir el Mjölnir. El famoso martillo de Thor que, a pesar de haber salido malparado, aún tiene mucho que decir, y en este proyecto, va a ser clave para poder conservar las gemas en clase sin que Thanos nos las arrebate. No puedo desvelar más secretos, pues el proyecto aún está en marcha y le queda un mes por delante para saber el desenlace… Os dejo la introducción al decálogo, forma parte de la extensa narrativa del proyecto.
mjolnir01
No os las pondré todas (en Twitter tenéis el decálogo completo), os pondré solo una pequeña muestra.
Porque no es lo mismo decir: “niño, quieto en la silla y punto…” Que decir…
mjolnir03
Porque no es lo mismo desinflarse constantemente con el: “shhht” Que decir…
mjolnir07

La evaluación del infinito.

¿Cómo evaluar un proyecto que alcanza hasta el infinito? 😉
Como la custodia de las gemas se realiza a través de un PBL que realiza cada grupo durante dos semanas, el producto final del mismo es ya en sí mismo un instrumento de evaluación. Seis gemas, seis PBL, seis productos. Ahí mi parte de la evaluación, además de, evidentemente, la observación directa y el seguimiento diario del proyecto y el trabajo de cada grupo.
Por otra parte, en el apartado de autoevaluación y coevaluación, usaremos dos rúbricas, una a mitad del proyecto y otra al final del mismo, en las que los alumnos se evaluarán a sí mismos, al trabajo del grupo y al de sus compañeros. También emplearemos una diana de evaluación para que evalúen el proyecto en sí y la acción del profe.

Aclaraciones importantes.

* Aclaraciones: sé que las gemas originales de los cómics de los años noventa tenían otros colores, pero he empleado las que les han dado en las películas del universo Marvel más actual por ser las que conocen mis alumnos y con las que se sienten más familiarizados.

** Aclaraciones: todos los alumnos colaboran en todas las misiones, pero es el grupo representante de cada gema, en exclusiva, el encargado de animar, motivar y controlar a los compañeros para que su misión sea efectiva.

*** Aclaraciones: las imágenes pertenecen a diferentes momentos de la presentación del proyecto a los alumnos, todos los personajes, así como las imágenes originales, son propiedad de Marvel, Avengers Infinity War y Avengers EndGame y su uso será exclusivamente educativo.

Resumiendo.

Así que, querido Thanos, vete olvidando del temita, búscate otro hobby, pues las gemas están en nuestra clase. Y a los Vengadores, tomaros unas vacaciones, que ya estamos aquí nosotros. ¿Superhéroe yo? En absoluto, para superhéroes mis alumnos, yo, simplemente, #soyMaestro.

Ramón Rodríguez Galán @Profe_RamonRG

Publicado en Alumn@s, Retos y proyectos

Internet, tu amigo y vecino.

Nuevo año, nuevos proyectos que se avecinan.

En Cultura y Práctica Digital de 6º de Primaria comenzamos el proyecto Internet, tu amigo y vecino. En el que, a través de varios retos y actividades, descubriremos todas las bondades de Internet, que tiene muchas cosas buenas que debemos aprovechar. Aunque también su lado oscuro, que debemos conocer para no caer en sus garras.

Al igual que nuestro querido Spiderman, Internet está alerta 24 horas, siempre a nuestro servicio y tenemos que aprender a usarlo como es debido, pues ya sabéis, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Y tener en la palma de la mano ese potencial, requiere de saber aprovecharlo a tope.

Para comenzar, a modo de reflexión y toma de contacto con el proyecto, los alumnos tienen dos sesiones para elaborar con un editor de texto una infografía, a modo de cartel, con las bondades de Internet, las que ellos conozcan desde su experiencia de uso y del uso que ven darle a los adultos. En esta ocasión lo harán por parejas. La idea es que, al finalizar el proyecto, puedan comparar esta infografía con la que realizarán en la última actividad de la misma, y puedan comprobar todo el potencial de Internet que desconocían y han aprendido a usar. El famoso antes y después.

Aquí algunos de sus trabajos.

¡Seguimos!

Ramón Rodríguez Galán @Profe_RamonRG

Publicado en Alumn@s, Retos y proyectos, Sin categoría

Proyecto “El 3D es un cuento”.

Comenzamos en Cultura y Práctica Digital de 6º de primaria el último proyecto del primer trimestre, que nos llevará hasta las vacaciones de Navidad.

El 3D es un cuento.

PicsArt_11-19-10.20.42

Tras ese nombre encontramos un proyecto de apenas cuatro semanitas, 8 sesiones en total, en el que entrarán en juego contenidos de Lengua y Literatura, Matemáticas, Natural Science, Plástica, Inglés y, por supuesto, Cultura y Práctica Digital, que será la nave nodriza, nuestra USS Enterprise particular.

Nuestros alumnos, usando Word, escribirán un cuento de una extensión media, mínimo 4 páginas de Word con letra a tamaño 14 y con un máximo de 4 imágenes que acompañen la historia. La temática será la Navidad, aunque el género literario es de su libre elección, así encontraremos comedia, drama, acción e incluso terror navideño…

Para esta primera parte emplearemos 3 sesiones, pues a clase llegan con ideas claras de su redacción para ponerse directamente a redactar y dar formato a su texto. Trabajaremos y repasaremos las normas ortográficas que ya deben dominar, la redacción, formato y organización del texto, así como la creatividad y originalidad a la hora de plantear la historia.

Tras esta primera parte, y con sus historias ya redactadas y editadas, llegará la segunda parte. Entraremos en el mundo de Minecraft Education Edition y ahí, en modo creativo, deberán construir, en 3D, el escenario donde tiene lugar la acción de sus historias.

Deben tener en cuenta las dimensiones exactas para que el escenario construido concuerde con el narrado en su historia, y teniendo en cuenta que deben recorrer ese escenario mientras la cuentan a sus compañeros el último día de clase. Si el escenario construido no es suficiente, terminarán de narrar la historia sin seguir avanzando en el mismo; si el escenario es demasiado grande, terminarán de narrar la historia sin poder ver el escenario completo. Las dimensiones son importantes.

Podrán definir las condiciones meteorológicas para que el escenario en 3D sea lo más fiel posible a su historia, así, si debe llover, lloverá en su mundo, por ejemplo.

Deben cuidar la estética de su construcción, pues como han aprendido estos días con los retos de clase, “el envoltorio es muy importante” para que la historia genere interés y capte la atención de sus compañeros.

Y, además, deben enfrentarse al inglés, que es como les he configurado sus cuentas de Minecraft, con lo que encontrarán todos los botones y acciones en ese idioma, jojojo (risa malota).

Pero es que: “Enfrentándose a retos aprenderán a encontrar soluciones.”

Producto final.

Al finalizar el proyecto y terminar de construir su mundo, podrán narrar su historia desde dentro, viviendo la misma en el mismo escenario donde se desarrolla. En definitiva, en nuestro caso: ¡el 3D sí que es un cuento!

Y terminarán con dos productos, por un lado su historia editada y maquetada (por ellos) y por otro el mundo en 3D creado en Minecraft, que podrán exportar y llevarse como recuerdo de este cortito pero divertido y emocionante proyecto.

Acabamos de arrancar, os iremos contando progresos. De momento… ¡Nos mola!

Ramón Rodríguez Galán @Profe_RamonRG